1. Malos olores: Los olores a veces son vergonzantes. Yo me declaro de aquellas a las que le gustan, pero no todo el mundo es así y, de cualquier forma hay umbrales del olor.

2. Caerte del catre: Follar en camas individuales es la pasión, pero nunca falta que al cambiar bruscamente de posición, te sacas la ccresta!. Ahí, tienes que reírte. No queda otra.

3. El incontrolable gas: No falta que antes del amor te invitan a comer comida China, Tai, Coreana o cualquier otra que es más condimentada que la que comemos habitualmente. El estómago reacciona y de repente PAF! Horror. Ojalá que eso no te pase justo cuando tu pareja esté aplicando “beso negro” o cuando lo estás haciendo tú.

4. El vómito: Altamente evitable, pero pasa. 3 motivos: que estabas enferm@, infinitamente borrach@ o porque don falo-portador llegó hasta la garganta repetidas veces y sin dejarte respiro. Mal.

5. Que te pillen: Y esto es más vergonzante según quién te pilla que puede ser desde tu mejor amiga a tu abuelita mientras le muestra la casa a tus tías. MAL!

6. Que tu compañero lo tenga microscópico: Si decides jugarla luego de ver el porte nada peor que tener que preguntar ¿ya entró?

 7. Peor que el gas: La caca. Entre hombres se lo toman con una liviandad que me sorprende, pero en un follón heterosexual siempre es incómodo el tema y más cundo de caliente omites que andabas medio sueltita de estómago y te lo hacen con fuerza y sin querer algo se sale. Espantoso!

8. El peíto vaginal: Esto nos ocurre por culpa del pico y a pesar de eso, cuando pasa son tan sonoros, que es inevitable sentir algo de plancha y lo peor es que son incontrolables.

9. Sudor estilo catarata: Igual es un poco asquito que te dejen mojada de sudor que no es el tuyo. A mí me pasó una vez tener un compañero que, a pesar de ser bien flaco, quedaba tan mojado que yo sentía que me estaba tirando a una rana.

10. Fluídos donde no se debe: Semen o sangre en un sillón que no es tuyo, ponte tú. Plancha!

Bonnus track: Decir o que te digan un nombre equivocado. O que estando “a lo perrito” se agarren de tus rollitos. Mal.

¿Te ha sucedido algunos de estos puntos? ¡Cuéntanos tu historia!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.