La piel es el órgano más grande del cuerpo y además de cumplir importantes funciones, influye directamente en la apariencia general. Una piel sana, suave y brillante es sinónimo de belleza.

En este artículo te damos 11 consejos para que cuides tu piel de la mejor manera posible, logrando que se vea luminosa y tersa.

1.Dormir bien

¿Sabías que mientras duermes la piel elimina radicales libres? Estas sustancias tóxicas envejecen los tejidos, haciendo que tu piel se vea sin brillo, opaca y engrosada. Al dormir, el organismo se libera de estos radicales, haciendo que la piel recobre su brillo y luminosidad habitual. Cuando no duermes bien, se nota en tu piel.

Trata de tener un buen descanso nocturno de aproximadamente 8 horas, todos los días, para que tu cutis luzca sano y joven.

2. Evitar el estrés

El estrés es uno de los factores que producen los radicales libres que mencionamos en el primer párrafo. Por eso es importante evitarlo si quieres mejorar el aspecto de tu piel. No te recargues de trabajo y tómate un tiempo para hacer cosas que te gustan, son dos consejos que pueden ayudarte a evitar el estrés.

Actividades tales como yoga o meditación también pueden ser muy útiles en este sentido.

3.Dejar de fumar

El cigarillo está lleno de sustancias tóxicas nocivas para la piel. Si te fijas bien en cualquier persona que haya fumado durante años, verás que su piel está engrosada, ajada y llena de arrugas. Seguro que no quieres esto para ti. Así que deja de fumar tan pronto como puedas.

Hoy en día existen muchos planes que pueden ayudarte a lograrlo, busca uno cerca de tu hogar, tal vez en un hospital o clínica cercana.

4. Protege tu piel de los rayos solares

Los rayos ultravioletas del sol también generan una gran cantidad de radicales libres en la piel, los cuales envejecen y engrosan el tejido, quitándole luminosidad. Para tener una piel tersa y brillante, protégela de los rayos ultravioletas evitando la exposición en las horas de mediodía y a primera hora de la tarde.

Si quieres tomar sol y broncearte con cuidado, lo mejor es hacerlo temprano en la mañana o sobre el final de la tarde, siempre aplicando antes  un protector solar de alto nivel sobre la piel.

Para el cutis, que es particularmente sensible, existen cremas especiales con muy alto nivel de protección que pueden utilizarse diariamente, incluso si “no vas a tomar sol”, porque mientras vas al trabajo o a estudiar, los rayos del sol ya estarán  afectando tu piel, especialmente la del rostro.

5.Alimentación equilibrada

Tener una alimentación balanceada  no sólo mejorará el aspecto de tu piel, sino también tu salud en general. No olvides incluir diariamente varias porciones de frutas y verduras frescas. Estos alimentos contienen diferentes vitaminas y minerales que actúan como antioxidantes, eliminando radicales libres de la piel, por eso es importante ingerirlos todos los días.

6.Hidratación adecuada

Nuestro cuerpo está compuesto por una gran cantidad de agua, y ¿sabes qué? Uno de los primeros órganos que sufren la falta de agua es justamente la piel, el órgano más extenso que tenemos.

Debes beber aproximadamente dos litros de agua diariamente para mantener tu piel bien hidratada, tersa y luminosa.

No olvides humectar el cutis y la piel de todo el cuerpo diariamente con una crema hidratante. Este también es un punto muy importante a tener en cuenta. Más adelante te contamos cuál debe ser el ritual diario de limpieza, tonificación e hidratación de tu piel para mantenerla sana y joven.

7.Usa exfoliantes naturales

¿Sabías que la capa más externa de la piel está compuesta por  células muertas? En un proceso natural,  esta capa se va exfoliando poco a poco, es decir, las células muertas van cayendo, dejando que otras capas de piel, más claras y luminosas, pasen a la superficie. Pero a veces este proceso puede ser bastante lento, y podemos ayudar a acelerarlo mediante diversos exfoliantes.

Existen en el mercado una gran cantidad de cremas exfoliantes que puedes utilizar para remover las células muertas de la superficie de la piel y hacer que se va más clara, uniforme y joven. Pero también puedes optar por exfoliantes naturales que  podrías preparar incluso con ingredientes que están en tu cocina.

Es importante utilizar un exfoliante, preferentemente natural, una o dos veces por semana, para mantener tu cutis más terso y luminoso. Aquí va la receta:

En un recipiente colocas dos cucharadas de avena, una de bicarbonato de sodio y un poco de agua. Mezclas todo hasta formar una crema. Debe quedar lo suficientemente espesa como para aplicarla sobre la piel.  Luego, masajeas suavemente durante unos 15 minutos aproximadamente, para ayudar a remover las células muertas. Finalmente, enjuagas tu cutis con abundante agua tibia y listo, tu piel se habrá liberado de una buena cantidad de células superficiales y se verá más luminosa.

8.Elimina rojeces con esta receta

Otro problema que muchas veces surge son las manchas o puntos rojos en la piel, provocados por el frío, alergias u otro tipo de irritaciones. Si quieres liberarte de este problema y lograr que tu piel se vea hermosa, fíjate en la siguiente receta.

Tomas tres ramitas de romero, las colocas en un recipiente con medio vaso de agua y las hierves para realizar una infusión. Cuando el agua llega a punto de ebullición apagas el fuego y agregas una cucharada de miel. Dejas enfriar y cuando la infusión está tibia, la aplicas sobre la piel de tu rostro, especialmente en las áras enrojecidas, utilizando un trozo de algodón embebido. Deja actuar durante 15 minutos, enjuagas con agua y aplicas una crema hidratante para terminar con el tratamiento.

9.Adiós a los puntos negros

Sin dudas los puntos negros afean el aspecto de la piel de tu rostro. Aparecen principalmente en la nariz, la frente y el mentón, pero también pueden aparecer en la parte superior de la espalda, los hombros y el pecho.

Para eliminar los puntos negros y lograr una piel más luminosa y uniforme, puedes aplicar la siguiente receta casera. Simplemente tomas dos cucharadas de yogur natural y las mezclas con una cucharada de jugo de limón, revolviendo bien. Aplicas la mezcla sobre las zonas más afectadas, dejas actuar durante 20 minutos y retiras con abundante agua tibia. Verás que los puntos negros se han aclarado y ya no alteran el aspecto de tu piel. Repite este tratamiento diariamente y notarás muy buenos resultados a largo plazo.

10.Haz ejercicio

Hacer ejercicio trae muchos beneficios para la salud, entre ellos, mejora el aspecto de tu piel. Cuando te ejercitas aumenta la circulación sanguínea y de esta manera, llegan más nutrientes y más oxígeno a la dermis.  Y es así como a través del ejercicio físico puedes lograr una piel más bella, joven y luminosa. Además, cuando sudas también se eliminan toxinas que podrían ser perjudiciales para tu piel.

Elige el ejercicio que más te gusta, el que combina mejor con tu estilo de vida, y asegúrate de practicarlo con regularidad. Una buena opción es salir a caminar, porque no necesitas nada especial para hacerlo (excepto un buen par de zapatillas) y puedes aprovechar cualquier rato libre para una linda caminata.

11. Rutina de cuidado diario

Para mantener la salud y el buen aspecto de tu piel, ésta es la rutina de cuidados diarios que debes seguir.

a) Limpieza. Por la mañana limpia tu piel, especialmente la de tu rostro, con una crema ligera. Por la noche, debes realizar una limpieza profunda  para quitar todo el maquillaje y las impurezas que se han acumulado durante el día. ¡Jamás te acuestes con el maquillaje puesto!

b) Tonificación. Luego de la limpieza, es importante tonificar la piel. Puedes comprar un producto para tal fin, o elaborar un tónico  casero con té verde por ejemplo. Simplemente tomas dos bolsitas de este té y una taza de agua hirviendo para preparar una  infusión. Cuando se ha enfriado un poco la colocas un rato en el refrigerador y está lista para aplicar sobre el cutis con un trocito de algodón.

c) Hidratación. A continuación, debes aplicar una crema hidratante. La piel es muy sensible a la desecación, el frío y otros factores, y al hidratarla adecuadamente evitas que se arrugue, manteniéndola sana y luminosa.

d) Protección. Otro paso muy importante es proteger tu piel de los factores externos que puedan agredirla. Por las mañanas, aplica una crema con protección ante los rayos ultravioletas.  Actualmente, muchas cremas hidratantes y nutritivas para de día  incluyen protección solar nivel 15. Por las noches puedes proteger tu piel con una crema especialmente diseñada para aplicarse por la noche. También hay cremas especiales para el contorno de ojos.

Recuerda seguir la rutina de cuidado diario tanto por las mañanas como por las noches. Elige productos adecuados para tu tipo de piel. Las pieles secas necesitan cuidados diferentes que las pieles mixtas o grasas, por eso existen productos especializados. Y también remedios caseros muy efectivos.

Sigue estos consejos para lucir una piel joven, tersa y luminosa por más tiempo.

 

 

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.