Tonkins un trabajador de un zoológico, no sabía donde estaba su perro Max, por lo que salió a buscarlo. Cuando lo encuentra, se topa con que había sido secuestrado por nada menos que un canguro.

Tonkins  sabía que tenía poco tiempo para salvar a Max, así que hizo lo que sus impulsos le dictaron: Darle al canguro un buen puñetazo.

El hombre declaró a los medios que sólo quería asustar al canguro, y lo logró. Luego tuvieron que llevar a Max al veterinario por los golpes que recibió, pero me alegra decir que se recuperó completamente. ¿Cómo no, con un dueño tan dispuesto a enfrentarse a cualquier cosa por él?

 ¿Te pelearías con un animal salvaje por tu perro?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.