1. SIEMPRE anda con una botella de agua helada: es muy básico, pero nos salva del calor y una deshidratación tremenda. Podemos tocarla, refrescándonos las manos y cara de inmediato. Sólo nos trae beneficios, ya que además nos ayuda a tener una linda piel, pelo, uñas y mejora nuestra digestión.

2. Usar ropa suelta, holgada, delgada y de telas naturales: este tipo de tela no se pega al cuerpo, logrando que sea más agradable usarla. Cualquier género sintético, además de pegarse a la piel, provoca que transpiremos mucho más, pasando a ser incómodo su uso con temperaturas tan altas.

3. Caminar por la sombra con bloqueador: si no te quedó otra que caminar ese par de cuadras, debe ser por la sombra y no expuesta al sol. El uso de bloqueador debe ser durante todo el año; así evitarás lunares, manchas y hasta un posible cáncer a la piel. A nadie le gusta andar insolada, donde hasta ponerte sostén pasa a ser un martirio.

4. Refrescarnos durante el día: es muy parecido al primer consejo, pero en cualquier botella con spray hay que poner agua helada y filtrada. Nos echamos en la cara cuando sintamos calor o resequedad, con lo que evitaremos transpirar y que se deshidrate la piel.

5. Zapatos cómodos: esto es importantísimo. Hay que usar sí o sí un zapato cómodo y de buen material, ya que con los más de 30 grados que hay hoy en día, los pies se hinchan, siendo más fácil que se rompan. Si son de plástico, les encargo el olor cuando se los saquen, por lo mismo, siempre de materiales nobles.

¿Qué te parece?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.