“Cuando de cardio se trata, nada como brincar la cuerda; por si fuera poco, tonifica tu cuerpo de pies a cabeza”, dice Gerard Calvo, colaborador del gimnasio Equinox de Nueva York. Sigue sus consejos y empieza ahora: haz 5 minutos de calentamiento, 20 si quieres una sesión intensiva, o 30 segundos entre series de pesas para deshacerte de esos kilitos de más en menos de lo que canta un gallo.

1. CUADRA LA POSTURA. Lleva los codos a los lados en un ángulo de 90 grados, con los brazos ligeramente hacia adelante y las palmas viendo hacia arriba. Al saltar, la clave está en las muñecas. Rota únicamente las manos (no los brazos) en pequeños círculos. Contraer hombros, bíceps y tríceps mientras brincas te ayudará a mantener el control y a esculpir la parte superior de tu cuerpo.

2. PÁRATE DERECHITA. Mantén el cuello relajado y mira a un punto fijo frente a ti –resiste el deseo de verte los pies– para mantener la espina dorsal alineada. Saca el pecho y baja los hombros, así evitarás jorobarte, pues al hacerlo podrías lesionarte la espalda.

3. TRABAJA EN TU CORE. Aprieta el abdomen en todo momento. Contraerlo te ayudará a mantener la postura apropiada y a tener más estabilidad, además de proteger la espalda baja y las rodillas.

4. UNA DE TU TAMAÑO. Tener una cuerda que vaya de acuerdo con tu estatura es super-importante. Para saber cuál es la ideal, párate sobre ella en el centro y jala las orillas. Las manillas deben llegar hasta tus axilas. ¿Muy larga? Haz un nudo en cada extremo. ¿Muy corta? Cámbiala.

5. ATERRIZA BIEN. Salta sobre la bola del pie (el talón no debe tocar el piso nunca) y despega los pies no más de 3 centímetros. Intenta no hacer ruido cuando caigas y flexiona las rodillas para no lastimarlas. Recuerda usar tenis con soporte extra y un top que evite que reboten tus bubbies.

SIN PRETEXTOS. Se acerca la Pascua y con ella, el adiós a la rutina del entrenamiento (¡llegan las vacaciones!),por lo que una cuerda para saltar es algo que no debe faltar en tu maleta.

Es de los pocos ejercicio cardiovasculares que puedes realizar en un espacio reducido y obtener todos los beneficios: la coordinación promueve la salud del cerebro, mientras que el impacto al brincar evita la osteoporosis.

¿Qué te parece?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.