Cuando estás segura de que el amor de tu vida está ahí al lado tuyo, no trates de ir a toda velocidad, dirige el camino despacio porque no precisa y, además, lo disfrutarás mucho más. El darte cuenta de que es el chico ideal —por el que siempre esperaste— te permitirá vivir con energía esa relación, las conversaciones serán largas y tendidas, esos silencios no se volverán incómodos y querrás complacerlo para que se sienta feliz y pleno. Sin embargo, existen algunas cosas que deben fluir porque sí, sin prisa ni obligaciones.

1.Relaciones sexuales:

El chico que te ama sabrá esperar y viceversa. No existe nada más incómodo que tener sexo con una persona que no amas o no te ama. No vale la pena meterse debajo de las sábanas solo porque su apariencia física te atrae porque o quedarás insatisfecha tú o él. La sexualidad hay que disfrutarla y hacer de cada encuentro algo inolvidable. Si de verdad existe atracción, basta con darle tiempo para que todo transcurra con naturalidad y deseo.

2. “Te presentaré a mi familia”:

Horror, para no decir error. No lo pidas, a menos que ambos hayan llegado al acuerdo de dar el siguiente paso que es formalizar el noviazgo. Cuando se decide que lo presentarás a los suegros o viceversa es porque la relación va por buen camino; pero si todavía él no te ha comentado nada, es porque aún no se siente preparado. No lo presiones y más bien busca el día para hablar del tema.

3. ¿Y cuántos ex tienes?, ¿cómo eran?:

El pasado es pasado, aunque las mujeres tengamos mucha curiosidad por saber con lujo y detalle cómo fueron esas chicas que estuvieron en su vida. No te castigues pensando si su relación pasada fue mejor que la tuya, pues no tiene importancia porque por algo está contigo. No siempre es bueno conocer todo sobre sus antiguas relaciones. Tener que compartir con la chica que fue su novia durante cuatro años y que ahora es esposa de su mejor amigo no es nada cómodo.

4. “Sería muy agradable que alguien me llevara a cenar”: No antes de que la relación esté consolidada. Los planes maravillosos son aquellos que no pides, sino que llegan de sorpresa. Deja que sea él quien asuma su papel de conquistador y te sorprenda con una cena en casa, la invitación al concierto de tu banda favorita o hasta a un viaje a la playa un fin de semana. Comenta tus gustos y preferencias, pero también déjate seducir.

5. Que te diga “te amo”:

En este punto les contaré una de mis anécdotas más íntimas: en mi vida solo he tenido un novio, el cual seis años después se convirtió en mi esposo. Nosotros nos conocimos estando en la universidad y cuando tenía 22 años, él tenía 24. Un día estaba en mi casa y sonó mi celular, era él. Después de una larga conversación me dijo que me amaba y mi respuesta fue: yo te quiero mucho. En ese momento mi sentimiento no era el mismo, pero él supo esperar y no me presionó. Ahora se me hace imposible acordarme de ese día y no reírme porque, aunque fue la respuesta más sincera, para él fue muy cruel. Y así la denominó él también. Si te nace decirlo está bien, pero no esperes que en ese momento tu pareja te corresponda.

¿Qué te parece?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.