Belleza en tu hogar: Tres recetas de mascarillas caseras

Aunque las cremas tradicionales son de gran ayuda, no son tan efectivas como las caseras, por eso es recomendable que, de vez en cuando, te hagas máscaras caseras para lograr una mayor profundidad y, por ello,  en Vanguardistas te dejamos tres recetas fáciles de hacer y muy recomendadas:

 

Mascarilla de aceite de oliva y plátano

Esta máscara contiene vitamina E, entregada por el aceite de oliva, que actúa como antioxidante, manteniendo la piel más joven y fresca. Además, el plátano contiene potasio, lo que ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento cutáneo, aportando a tu cutis más luminosidad y juventud.

Ingredientes:

Un plátano maduro pequeño

Una cucharadita de aceite de oliva.

 Preparación: Sácale la cáscara al plátano y muélelo hasta que se haga puré. Luego, mézclalo con el aceite de oliva, formando una pastita homogénea. Aplica la mascarilla en rostro y cuello limpios, dejándola actuar por 20 minutos. Luego, retírala con abundante agua tibia y seca el rostro dando pequeños golpecitos.

 

Mascarilla de zanahoria

Ésta contiene altas dosis de vitamina A, lo que ayuda a promover la producción de colágeno. La máscara logra entregar excelentes resultados en la revitalización de la piel del rostro y ayudando a prevenir la aparición de las arrugas.

 Ingredientes:

Una zanahoria.

Preparación: Lava, pela y raya la zanahoria, luego introducela en una olla con agua caliente. Espera que hierva durante dos minutos y retírala del fuego cuando se haya reblandecido. Machácala hasta que se convierta en una pasta homogénea. Aplícala en tu rostro limpio, evitando cubrir el contorno de ojos y labios. Déjala que actúe por 30 minutos y retírala con agua tibia.

 

Mascarilla de jengibre y miel

El jengibre, gracias a sus propiedades, atenúa líneas de expresión, impidiendo que la piel pierda elasticidad, dejando la piel suave, firme y libre de flacidez. A su vez, la miel, elimina la suciedad, gracias a su nivel de acidez y consistencia, por lo que ayuda causa un efecto de exfoliación.

Ingredientes:

Una pizca de jengibre en polvo o rallado

Una cucharada de miel.

Preparación: Mezcla el jengibre con la miel hasta que quede una pasta homogénea. Aplícala en tu rostro, evitando el contacto con el contorno de ojos y labios. Déjala actuar durante 15 minutos  y luego retírala con abundante agua tibia.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.