Muchas veces hemos escuchado que uno de los ejercicios que no debemos hacer nosotras, son las pesas. Según cuentan, esta práctica provocaría que el cuerpo se viera poco femenino y delicado, ¿será verdad? En Vanguardistas te lo contamos.

Si creías que por hacer pesas quedarían como fisicoculturista, te contamos que esto es sólo un mito, ya que la naturaleza del cuerpo de la mujer, no le permite como a los hombres, desarrollar una abultada y exagerada musculatura sólo con levantar pesos, pero sí ayuda mucho a tonificar el cuerpo, quemar grasa y tener una mayor flexibilidad Otros de sus beneficios son:

• Permite una mayor ingesta de calorías: El levantamiento de pesas aumenta la fuerza y la masa muscular, por lo que tu cuerpo utiliza las calorías de manera eficiente lo que te lleva a quemar calorías. Sin embargo, esto no ocurre solo cuando realizas actividad física, sino que también cuando sales a caminar, por ejemplo a buscar a tu hijo al colegio o cuando vas a comprar al negocio de la esquina.

• Beneficios para la salud: Al estar bajo peso o cuando después de cierta edad nos llega la menopausia, el cuerpo puede perder hasta un 2% de masa ósea al año, por lo que es muy positivo practicar pesas u otro ejercicio que involucre fuerza. A ello, hay que sumar otro beneficio, la osteoporosis. El entrenamiento con pesas ayuda al equilibrio, aumenta la fuerza y también la coordinación, los cuales protegen los huesos y por ende, reduce el riesgo de lesiones relacionadas con la osteoporosis.

• Curvas: El entrenamiento regular con pesas junto con una dieta sana y equilibrada dará lugar a unas magníficas, atléticas y femeninas curvas.

Al realizar este ejercicio tu confianza aumentará, serás más fuerte, tus huesos estarán más fuerte al igual que tu corazón sano. Sin embargo, debes recordar que para conseguir un cuerpo soñado el secreto esta en la cocina, el 70% es la alimentación mientras que el otro 30% en el ejercicio.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.