La personalidad de Leo es muy contundente. Donde hay un Leo se nota; allí donde llega lleva una luz interna que le hace brillar por fuera de forma innegable. En Leo todo es a lo grande, aunque hay quien dice que si se hacen más de notar es para esconder más defectillos. Como por ejemplo cierta inseguridad, algún miedo o pequeños puntos débiles. Pero lo que es seguro es que no lo hará público…

Estas recomendaciones están hechas en base a la personalidad de Leo, fuerte, carismática y generosa pero también arrogante, orgullosa y terca cuando alguien le toca las narices. Nuestra intención es avisaros sólo para que no estropeéis vuestra relación con Leo por no usar las palabras adecuadas. Y también para que Leo vea desde fuera cómo son algunas de sus reacciones y cómo él o ella sólo debería analizarlas y asumirlas si es que las quiere cambiar.

1 “Leo, madura”

Cuando os decimos que no le digáis esto nunca a Leo es por algo. A ver, parece que con esta palabrita estamos dando por hecho que Leo nos parece alguien inmaduro. Y eso no es verdad del todo. Pero si os pedimos que os la guardéis dentro es porque algo de verdad esconde y como Leo lo sabe, lo lleva fatal.

Leo no es inmaduro, no, pero a veces sí es inseguro y responde mal cuando las situaciones se complican. Y puede acabar comportándose como un puto crío. Las cosas claras. De ahí esta recomendación. Ahí os la dejamos y esperamos que como Leo es consciente de que algo de razón llevamos, lo estudie y se aleccione a sí mismo. Pero a su favor hay que decir que bueno, actuará como un niño a veces, pero sólo cuando se ve en situaciones entre la espada y la pared.

2 “Leo, deja de llamar la atención”

Leo quiere ser el perejil de todas las salsas. Y en cualquier grupo, con su carisma y su fuerte personalidad lo consigue, ya sea organizando lo que haga falta, teniendo detalles con todos o dando lugar a situaciones divertidas con su sentido del humor.

El problema llega cuando Leo se ciega con ser el protagonista y acapara demasiada atención. O cuando por está mal por algo acapara la atención por su seriedad. Y acaba cortando un poco el rollo.

Echarle en cara a Leo estas actitudes es como darle un puñetazo en el estómago. Leo que se relamía de gusto por ser el alma de la fiesta o por acaparar la atención por estar algo alicaído, y alguien se ha atrevido a decirle que se calle un poco y escuche a los demás. Allá cada valiente.

3 “Leo, no vayas de salvador del mundo”

Este aviso es exclusivo para esas personas tocahuevos y envidiosas de Leo por ser alguien protector y cuidador.

Una de las virtudes que más llaman la atención de Leo es su capacidad para ayudar a los demás, para ofrecerse para lo que sea aunque sea con alguien a quien acaba de conocer. Leo lo hace por sus principios, porque se siente fuerte y siente que tiene que proteger a quien sea que lo pueda necesitar. Pero sobretodo lo hace de corazón.

Leo siente esa responsabilidad, es algo que le nace, y actúa para defender cuanta situación injusta o persona en apuros se encuentre. Y además, desinteresadamente. Así que, que venga alguien a dudar de la forma de actuar de Leo porque parece que lo que quiere es darse importancia, saca del león una furia que para qué queremos más. Máxime si es alguien que seguro que en su momento recibió también parte de la generosidad o de la protección de Leo. No te pases de listo por aquí porque le sentará muy mal.

4 “Leo, deja de tener tantos detalles en público y háblale a mi corazón”

¿Peeeerdona? A Leo le gusta mucho la manifestación de sus expresiones y tener detalles muy sonoros con la persona de la que está enamorado o esa que le gusta un montón: declaraciones con rodilla en el suelo en un restaurante, mandarle flores al trabajo, regalos a cual más entrañable, mensajes románticos de película… Y la verdad, a nadie la amarga un dulce. Es más, los detalles románticos de Leo resuenan por todo el universo del Zodiaco y son envidiados por todos.

¿Cuál es el problema entonces? Pues que Leo pueda pasarse de la raya llamando la atención en público con sus detallitos y que en la intimidad no sea tan maravilloso a todas horas o saque su peor cara. Vamos, que alguien puede verlo muy superficial por estas manifestaciones tan ostentosas, y que en el fondo prefiera más intimidad a que el universo entero conozca al dedillo cómo va su relación de cara a la galería. En este caso, hay que hablar a fondo, pero decírselo así puede herirle en su amor propio y, realmente es mejor no ir por ese camino.

5 “Leo, no te creas con derecho a todo”

Leo siempre está haciendo cosas por los demás: se preocupa, les ayuda, les protege, les regala, les ofrece su tiempo… Y sí, no sólo le gusta que esas cosas sean reconocidas y apreciadas por todo el mundo, si no que por hacerlas, Leo se siente capacitado para exigir otras tantas. No os vayáis a pensar que Leo las hace por interés. No. Estaríamos hablando de que el león cree que por ser así con todos, tiene a derecho a su parte de mimos, atención, fidelidad, detalles, admiración, adoración… Esas cosillas que tanto le gustan a casi todo el mundo. Pues bien, que alguien venga a echarle en cara que exija, pida o espere algo a cambio de lo que da, le parece a Leo el colmo. Que se prepare esa persona para ver en Leo una reacción bastante mala, además de algunas consecuencias más que le van a pesar porque Leo, cuando te retira su favor, se nota. Además, ¡que está en su derecho y punto!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.