Las maravillas de la cúrcuma para la piel

Tal como pasó con el jengibre, que era usado hace mucho tiempo en otros países, ahora es el turno de la cúrcuma, ingrediente fundamental en la medicina oriental, que hace poco está demostrando sus propiedades en occidente, por eso en Vanguardistas te contaremos algunas de ellas.

Esta especia tiene poderes muy versátiles. Es antiinflamatorio, analgésico y antibacteriano, además posee grandes beneficios al aplicarlo sobre la piel sobre todo cuando hay tendencia al acné, eczemas o psoriasis. También es un gran colorante, que ha sido usado como tal desde antes de cristo, pero por esto mismo es que hay que tener cuidado con su aplicación para no terminar teñido de amarillo.

Sus propiedades también pueden ser absorbidas al comerla ya que ayuda a mantener una piel radiante y joven; puede ser usada como aliño en la mayoría de las recetas, por lo que te recomendamos que comiences a usarla en tus preparaciones diarias y así, vayas absorbiendo sus cualidades.

En cuanto a belleza, este tallo puede ser usado tanto en el cuerpo como en el rostro. Sus propiedades estimulantes de la circulación sanguínea, ayudan al tratamiento de áreas con flacidez y/o celulitis, para ello debes hacer un ungüento con tu crema corporal  de uso común más una cucharadita de cúrcuma en polvo, por cada 200 grs. de crema. Luego de aplicarla, deja actuar por unos 20 minutos y enjuaga con agua tibia, ya que si no  la sacas teñirá tu piel y manchará tu ropa.

La cúrcuma es antiséptica, así que además puede ser usada en el rostro para tratar acné, inflamación y psoriasis, pero es bueno hacer una prueba de reacción detrás de la oreja antes de ponerla en tu cara, porque puede irritar pieles muy sensibles. También es antiinflamatoria, estimula las fibras de colágeno y tiene un efecto antienvejecimiento, por lo que si superas la prueba realizada detrás de la oreja, puedes hacer diferentes mascarillas caseras con ella:

Para pieles secas:

Mezcla 1 cucharadita de cúrcuma en polvo, 2 cucharadas soperas de yogur natural, 3 de harina de avena o de garbanzos y 2 de aceite de coco, oliva o almendras. Deja actuar por 15 a 20 minutos, enjuaga con agua tibia y continúa con tu rutina de belleza habitual.

Para todo tipo de piel:

Mezcla 2 cucharadas de  cúrcuma en polvo, 1 de miel, 2 de yogur natural o leche, 1 de aceite de oliva o coco (en pieles grasas reemplazar los aceites por limón). Aplicar con una brocha y dejar actuar por 15 minutos o hasta que se sienta seca. Enjuagar con agua tibia y un jabón neutro.

En cualquier caso, es importante que no dejes la mascarilla por más de 20 minutos para evitar teñir tu piel. Al enjuagarla hazlo siempre con agua tibia y jabón neutro; luego, aplica un tónico facial para eliminar cualquier residuo.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.