¿Pies fríos? Te dejamos los mejores consejos para olvidarte de eso

Es que incluso antes que llegara el invierno, el frío ya invadía nuestros cuerpos y aunque nos abriguemos muchísimo, es casi imposible lograr que los pies entren en calorcito.

Como en Vanguardistas te entendemos (porque nosotras también padecemos de este mal), no queremos que te pierdas estos increíbles consejos para que, por fin, tus pies logren una temperatura normal:

 

1.- Consume agua: El agua ayuda mucho a templar el cuerpo, ya que la deshidratación puede provocar frío, así que mantente hidratada y tus pies no se congelarán.

2.- Camina: Aunque pases mucho tiempo sentado porque tu trabajo lo amerita, intenta pararte por algunos minutos para caminar, así también ayudas a que circule mejor tu sangre y la circulación sanguínea ayuda a entrar en calor.

3- Calcetines de fibras naturales: Olvidémonos del algodón y de los calcetines hechos con telas sintéticas. En esta época llenémonos de calcetines de fibras naturales, como la lana, esto ayudará a conservar el calor de tus pies.

4.- Usa Zapatos cómodos: No uses zapatos que aprieten, ni excesos de calcetines, que puedan provocar que tu pie quede estrangulado. Mientras más cómodos mejor, ya que así logra circular bien la sangre, ayudando así, a mantener la temperatura.

5.- Evita los lácteos: Intenta no consumir productos con lácteos, ya que éstos aumentan la sensación de frío en el cuerpo.

6.- Calcio, magnesio y vitaminas E,K y C: Agrega a tu dieta todos aquellos alimentos que tengan magnesio, calcio, o vitaminas E, K y C , como las almendras, aceitunas, las verduras de hojas verdes y los cítricos. También sirven todos aquellos alimentos picantes ya que aumentan el ritmo cardiaco, provocando mejor circulación de sangre para que lleguen a los pies.

7.- Evita consumir cafeína: ésta comprime los vasos sanguíneos, perjudicando la circulación y aumentando la sensación de frío.

8.- No fumar: Aunque sabemos que es un vicio difícil de dejar, tanto el tabaco como la nicotina, afectan la circulación de la sangre, lo que hace que llegue menos sangre a los pies y que, por ende, tus pies estén más fríos.

9.- Hidroterapia: Todos los días, antes de dormir, sumerge tus pies en agua caliente por diez minutos. Luego, por pocos segundos, ponlos en agua fría. Sécalos bien y  abrígalos con calcetines.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.