Tips de entrenador: Rutina para tonificar brazos y pectorales

El entredanador Gustavo Jofré visitó, como todas las semanas, el estudio de nuestro programa y nos presentó una rutina para tonificar los músculos superiores del cuerpo.

 Constantemente estamos expuestos a promociones de gimnasio o talleres que invitan a unírseles para poder ‘tonificar tu cuerpo’ o ‘tonificar tu abdomen’, pero ¿a qué se refieren puntualmente con tonificar, será lo mismo que definir?

Gustavo nos explicó ese Mito y contó que el definir hace referencia a cuando nuestro cuerpo pierde grasa y los músculos comienzan a notarse más, por lo tanto para definir, se debe llevar una alimentación que nos permita perder grasa, pues podemos realizar muchos ejercicios para tonificar, pero éste no se notará si está bajo una capa de grasa.

En cambio tonificar se refiere al grado de dureza del miso músculo: mientras más duro, más tonificado. Por eso, nuestro entrenador aconsejó que para hacer mucho más efectivo cualquier, intentar tener una vida más activa, por ejemplo, prefiere las escaleras siempre, camina después de almorzar y trata de no pasar tanto rato sentada, además de alimentarse sanamente para así, poder lucir bellos músculos definidos.

 

Ejercicios para pectoral y brazos en casa:

Ejecución: Estos ejercicios los realizaremos de forma continua, esto quiere decir que es un circuito de entrenamiento, descansando una vez terminados estos tres ejercicios.

Series: Principiantes 3 series de 10 a 12 repeticiones; Intermedios 4 series de 12 a 15 repeticiones y Avanzados 5 series de 15 a 20 repeticiones. Descanso entre 30 segundos a 1 min.

Flexión de brazos anchos: ponte boca abajo sobre el piso con las manos ubicadas en el suelo; separadas al ancho de tus hombros y debajo tu cuerpo. Mantén tus pies con una separación aproximada a la de tus caderas con tu peso apoyado sobre los dedos de los mismos. Mantén tu espalda recta. Endereza los codos para impulsar tu cuerpo hacia arriba alejándolo del piso, hasta que todo tu peso repose sobre tus manos y los dedos de los pies. Baja tu cuerpo doblando los codos hasta que tu pecho casi toque el piso. Una vez que te impulses de nuevo hacia la posición superior, habrás completado una repetición.

 

Flexión de brazos inclinada: Apoya las palmas de tus manos sobre una mesa, silla o cualquier superficie recta y forme, que no se mueva, al ancho de tus hombros aproximadamente y los piernas rectas y extendidas apoyadas en punta de pie, de modo tal que tu cuerpo quede con una línea oblicua. Luego realiza la flexión del mismo modo que si fuéramos a realizar una  flexión normal.

 

Flexión de brazos declinada: Esto es lo más parecido a bajarse de una cama con las manos estando acostada de boca y sólo dejas tus pies arriba de ella, pero en este caso, debes usar una silla, mesa o superficie firme que no se vaya a mover y luego,  realizar las flexiones normalmente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.