¡Que vivan las grasas!…..pero las buenas!

Aunque sabemos que lo mejor es eliminar las grasas de nuestra dieta, no debemos ser tan tajantes ya que hay grasas que son muy buenas e incluso vitales para nuestra buena alimentación, se tratan de los omega 3, 6 y 9.
En este artículo de Vanguardistas te contaremos qué lo que son, dónde las encuentras y cuáles son los beneficios que le taren a tu organismo estas grasas buenas.

El Omega 3: éste, es un aceite esencial que el cuerpo no puede degradarlo por sí mismo, por eso es que debe ser consumido en los alimentos que lo contienen, esto son: pescados grasos o azules, algas marinas, aceite de krill, semillas de chia y linaza, sin embargo en el caso de las 2 últimas debes consumirlas molidas.
Este ácido graso aporta los siguientes beneficios:
• Ayudan a reducir el colesterol (bajan colesterol y triglicéridos)
• Son antiinflamatorios
• Contribuyen a la prevención de distintos tipos de cáncer
• Ayudan a prevenir accidentes vasculares
• Ayudan al desarrollo, función y protección del sistema nervioso, en especial en etapas tempranas de la vida.
El Omega 6: Este aceite esencial es bastante más consumido en nuestro país que el omega 3 y esto debido a que su principal fuente es el aceite de maravilla, de soja y los huevos. Al ser más fácil de encontrar, esta grasa debe ser consumida con moderación para que no resulte nocivo para la salud. La clave está en el equilibrio del consumo de los omega 3 y 6.
El Omega 9: si bien, no es un tipo de aceite esencial tiene grande beneficios para nuestra salud, como:
• Aumentar los niveles de colesterol HDL (“colesterol bueno”)
• Disminuir el colesterol LDL (“colesterol malo”).
• Contribuir a la prevención enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares.
¿Dónde encontrar Omega 9? Principalmente en el aceite de oliva, de canola, en las almendras y en las paltas.
En conclusión, es muy importante equilibrar el consumo de estos 3 ácidos grasos para prevenir enfermedades, para ello debes aumentar el consumo de pescados 2 a 3 veces a la semana, al menos, evitar las grasas malas que provienen de animales y las frituras, y reemplazar nuestro aceite de uso tradicional por el de oliva.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.